martes, 13 de diciembre de 2011

Alergia, PNL y creencias


Alergia a la primavera. Por años observé a mi papá y hermano como sufrían cada año cuando se iniciaba la temporada, hasta que un día como a los 26 años me comenzó a mí.  Y me llegó de una manera muy violenta, al punto que en un momento de ese primer episodio tuve que parar de manejar por que la rinitis y  el lagrimeo de los ojos no me dejaban ver!!!

De ahí en adelante tuve que hacer el tour de consultas a médicos especialistas, test cutáneos para determinar a qué le tenía alergia (resulté ser alérgico al polen de varios tipos de pastos y coníferas) y conformarme con el uso de antialérgicos entre agosto y febrero.  Molestias controladas pero molestias igual.

Hasta que durante el desarrollo de un taller de trabajo en equipo ahora en noviembre de este año 2011 salió una conversación que hasta ahora me está cambiando la vida, en término de alergias y también de creencias …..

El taller era desarrollado por los consultores Eduardo Rosselot y Claudio Cerda de  MCS (www.mcs.cl); en un momento de la conversación salió el tema de la programación neurolingüística (PNL) y alguno de mis colegas preguntó de qué se trataba el tema.  Eduardo lo explicó sucintamente y dio algunos ejemplos, entre ellos cómo le habían quitado a él la alergia a la primavera. Yo salté y dije: “yo quiero eso”. Mi sorpresa fue grande cuando Eduardo me contestó: “OK, en el café”. Yo me imaginaba en unas 10 a 15 sesiones y con todo tipo de ejercicios; pero no, era mucho más simple y breve.  

Llegó el esperado café y Eduardo comenzó haciéndome algunas preguntas de qué era la alergia para mí, en qué situaciones aparecía, cómo la veía, de qué color y de qué textura era, etc. Yo le contesté que para mí aparecía muchas veces al mirar el sol, de color amarillo, el polen como un polvo amarillo en suspensión, con una textura porosa. Me pidió que pensara en alguna situación que fuera exactamente lo opuesto a lo que sentía cuando venía la alergia y pensé en dos: en la playa frente al mar, con aire freso que viene desde el mar adentro sin polen, y pensé en las termas de Chillán en una hermosa mañana de invierno con aire frio y fresco. Opté por la segunda. Posteriormente, Eduardo procedió a fijar en mi  una relación automática entre primavera y el aire frio y puro de las termas de Chillán, y lo hizo a través de una multiplicación simple (dijo 6 X 4 y contesté 24) con lo cual  se asoció para mi la primavera y con las condiciones descritas en las termas de Chillán.


Desde ese momento, hace más de un mes, dejé de tomar mi antialérgico diario. Los primeros días, cuando venía la alergia, recordaba conscientemente la imagen de las termas de Chillán, hoy eso es en automático. Los síntomas que quedan son un estornudo de vez en cuando y alguna picazón en el cuerpo, pero se acabó la rinitis!!!!

Las creencias. Hasta antes de este evento yo entendía a la alergia, en mi caso particular, como una condición de salud de hipersensibilidad frente a ciertas sustancias el aire,  polen en particular,  causándome estornudos, rinitis, etc. Hoy no tengo claro qué es una alergia.

Luego de este evento, extraordinario para mí, se me aparecieron algunas preguntas sobre las que sería muy bueno profundizar: ¿Cómo explicar este cambio? ¿Es que Eduardo me reprogramó con el uso del lenguaje? ¿Así de poderoso es el lenguaje que puede llegar a producir cambios en nuestras concepciones, al punto de controlar síntomas físicos? ¿Se me acabó la hipersensibilidad o está bajo control neurolingüístico? ¿Qué opinan los médicos? ¿Cuántas otras terapias alternativas para cuántos otros problemas de salud están ahí para usarlas y hoy sólo usamos las terapias de la medicina estándar y cara?

Varias interrogantes pero algo seguro: más de un mes sin usar antialérgicos y no estoy sufriendo los síntomas. 

viernes, 24 de junio de 2011

Mundo 2.0: Gary Hamel en Entel Summit 2011

“El Management fue uno de los principales inventos del siglo XX, nos permitió organizar el trabajo para utilizar las invenciones que venían desde el siglo anterior y así generar un gran progreso económico en los países en los que se aplicó. Gracias a ella aprendimos a reunir a las personas para que trabajaran con eficiencia, disciplina y foco. Todo eso sigue siendo importante. Pero ahora vivimos en un mundo en el que las empresas deben tener una capacidad de adaptación mucho mayor, ser innovadoras en esta nueva economía creativa, y los principios y procesos centrales que heredamos de la era industrial ya no son suficientes. Por eso digo que el futuro del management está inventándose en Internet. La Web es adaptable, inspiradora y capaz de generar compromiso en la gente. De muchas formas, ilustra y demuestra las cualidades que necesitamos en las organizaciones de negocios.”

Esta frase es de Gary Hamel, profesor de Management en diferentes universidades y autor de importantes libros sobre el tema. El 16 de junio pasado asistí a una conferencia de este profesor, invitado por ENTEL en su evento Entel Summit 2011; lo que por cierto se agradece.

Lo que plantea Hamel es que ese Management que llevó al mundo como lo hemos conocido en la era industrial ya no es suficiente para la era que estamos viviendo; y va más allá, dice que en realidad lo que caracteriza a esta nueva etapa no es el conocimiento, que está hoy al alcance de todos a través de Internet, sino que la clave está en la creatividad, la innovación; esa que se hace en la conversación con los clientes, para entender sus necesidades; y con los proveedores, para entender su oferta y hacerles ver nuestras propias necesidades y aspiraciones. Los clientes quieren mucho más que productos estandarizados, quieren servicios y ser escuchados en sus necesidades. Es la democratización de la relación entre proveedores y clientes.





Pero la creatividad y la innovación no funcionan en una lógica de mando y control, en que la cúpula de las organizaciones piensa y el resto ejecuta. Por lo tanto, las competencias requeridas de las personas están cambiando; las que fueron útiles en la era industrial de personas obedientes, diligentes e inteligentes, ya no son suficientes; ahora se requiere además ser proactivo, creativo y, sobretodo, apasionado. Por otro lado, las organizaciones jerárquicas y burocráticas no son un ambiente propicio para el desarrollo de personas con esas características, serán las abiertas, transparentes, planas y que fomenten las redes de colaboración (internas y externas), como la Web, las llamadas a liderar el siglo XXI. Con líderes y no con capataces dando órdenes.

Lo que nos dice Hamel hace todo el sentido del mundo, es cosa de ver lo que les pasa a las viejas corporaciones exitosas del siglo XX compitiendo con Apple, Google, Amazon, RyanAir, EasyJet, etc. ¡Que tremendos cambios! Y ocurren continuamente, todo cambia muy rápido: hasta hace muy poco el paradigma de empresa moderna y exitosa era Microsoft y resulta que Hamel nos cuenta que esos muchachos están medio anquilosados y perdiendo en las nuevas apuestas tecnológicas.

¿Y qué pasa en Chile? Educación mal, pero al menos como tema central de discusión; baja inversión en I+D; la cultura dominante en nuestras empresas sigue siendo de mando-control y, sobre todo, extremadamente jerárquica y clasista; la política es cerrada, elitista y de castas, parecida a las empresas.

No llegamos a desarrollarnos como país en la era industrial, esa que ya comienza a quedar en el pasado. El desafío que tenemos como sociedad es saltar directo a la nueva economía, esta de la creatividad y la innovación; y claramente nuestro camino se visualiza muy difícil. Pero no es por falta de inversión o de recursos en general; lo que falta es Management 2.0  y Política 2.0. Para ello se requiere un nuevo estilo de liderazgo, el liderazgo para el Mundo 2.0. También debemos detectar y desarrollar aquellas características culturales nuestras, propias de los chilenos, que nos puedan ayudar a acometer este desafío. Temas para próximos posteos.

jueves, 19 de mayo de 2011

Proyecto HidroAysen: Necesidad de participación ciudadana

Muchas personas en Chile se preguntan y cuestionan si este proyecto es necesario. Desde la perspectiva de un ciudadano interesado en su país, en el desarrollo de su gente (lo que requiere y requerirá de energía) y en lo que dejaremos a nuestros hijos y nietos (lo que requiere ser cuidadosos con el medioambiente), la preguntita está dando vueltas en cabezas, cafés, mesas y bares. Y francamente, le respuesta está bien difícil de dar con seguridad, hasta un personaje arquetípico de la asertividad como el ex presidente Lagos se enredó.


Desde mi punto de vista a la base de esta dificultad, y que ha generado el despelote de la discusión energética con todo tipo de proyectos desagradables para la gente que aparecen como callampas, está la falta de una política energética en Chile la que pienso no existe por dos razones: 1) un modelo en exceso liberal que deja decisiones fundamentales al arbitrio de los actores del mercado; 2) la planificación no es uno de los aspectos que caractericen nuestro acervo cultural, somos cortoplacistas en esencia.
La energía es de los aspectos más estratégicos para el desenvolvimiento de las actividades y el desarrollo de un país y de su gente. En los países en donde no es el mercado el que todo lo define, el Estado se encarga de:

-        Definir la composición a largo plazo de la matriz energética, incluyendo el porcentaje de ERNC, las políticas de uso eficiente de energía y los incentivos necesarios para ello,
-        Definir la ubicación de los proyectos por tipo de fuente de energía,
-        Definir el proceso mediante el cual se asigna la ejecución de los proyectos, con actores públicos y privados.

Todo esto requiere de una planificación de la cual hemos carecido como país y las respuestas al desafío energético han sido reacciones a crisis de abastecimiento, no como planes de inversión producto de un proceso de análisis estratégico.

Una estrategia país, que defina la visión de lo que queremos ser y los objetivos y planes para lograrlo, requiere como uno de sus puntos centrales la definición de la matriz energética deseable y factible. Y la función objetivo para tomar decisiones en este ámbito no pueden ser sólo la rentabilidad privada individual de cada proyecto, sino que la rentabilidad social y ambiental para el conjunto de ciudadanos actuales y los que vendrán. Eso es lo que a mi me parece debería ser la razón de ser del Estado. Y eso no es que ocurra en países “comunistas”  o que no den espacio para el emprendimiento privado, ocurre en el tipo de países a los que Chile intenta emular en su desarrollo (OCDE).


A diferencia de lo anterior, en nuestro país esta definición estratégica ha sido entregada a los actores que velan por sus intereses particulares, solos y a su arbitrio, tomado decisiones sobre qué proyectos energéticos hacer y dónde ubicarlos. Por su parte, la autoridad, contemplativamente, sólo ha analizado si éstos se deben aprobar o no de acuerdo a una débil legislación ambiental. Esto es impresentable y la ley se hizo en democracia, no es de las herencias aquellas!!! (LEY Nº 19.300 LEY DE BASES DEL MEDIO AMBIENTE promulgada el 1 de marzo de 1994). De acuerdo con esa lógica híper liberal, ¿por qué no se deja a la iniciativa privada las decisiones de qué caminos construir o qué aviones, tanques y buques requiere nuestra defensa? No se hace así debido a que hay temas estratégicos que deben ser definidos por el Estado, uno de ellos es la energía.

Además de tomar mejores decisiones, otro importante efecto positivo de la planificación (en todo orden de cosas, no sólo en este tema) es que hace posible que la ciudadanía, a través de sus representantes y todos los interesados, tengan espacios de participación real, generando espacios para construir confianza y sentido de pertenencia en lo que se planifica. Al revés,  un efecto nefasto de que aparezcan proyectos energéticos sin planificación es una ciudadanía desinformada, sin participación, que siente sorprendida y desconfiada. Tal como en este caso, en el que ni siquiera sabemos si es cierto que el proyecto es necesario.


La gente tiene claro que en algún momento más energía será necesaria; sin embargo, ninguna autoridad muestra estudios serios que tengan bases sólidas y conocidas por todos los actores interesados en el tema, partiendo por la gente que es a la que supuestamente beneficiarán estos proyectos.  La percepción mayoritaria de las personas con la uno conversa es que en este caso particular se trata de intervenir y modificar un lugar casi mítico (la mayoría de los chilenos jamás han  pisado la Patagonia pero igual todos
sentimos que es nuestra reserva sureña de naturaleza, de aire y de agua), instalando unas represas feas, que cambiarán el paisaje prístino y que incluye una línea de trasmisión de más 2300 KM que pasará con sus monstruosas torres por todo el sur para que los Santiaguinos gastemos más luz y los dueños del proyecto se llenen de lucas.

Súmese además las sospechas respecto de las presiones sobre quienes debieron decidir (funcionarios de menor nivel) y que pudieron haber ejercido sus jefes u otros actores que defienden intereses privados, propiciado por una ley que está mal hecha. Existen historias sobre esto, basta recordar por ejemplo la aprobación en la región del Bio - Bio  de PANGUE y RALCO,  lo que demuestra que este tema es y ha sido políticamente transversal. Se agrega en este caso el apoyo vertical desde palacio, que incluye a quien es el jefe de quienes deberán analizar la apelación al proyecto (ministros). Más impresentable, más desconfianza y más enojo de la gente!!

A propósito de contar con antecedentes que informen a la ciudadanía, el único estudio actualizado que ha caído frente a mis ojos y que me llegó por las redes sociales, es el estudio del profesor Roberto Román de la Faculta de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y Stephen Hall de Energías Renovables Ltda. (http://ingenieria.uchile.cl/files/estudio_roman.pdf), el que no ha sido desmentido por nadie, entrega los siguientes elementos:

  1. Que los crecimientos del PIB de Chile y el del consumo de energía eléctrica se están desacoplando a partir del año 2000 (el PIB crece más rápido que el consumo eléctrico), al igual como ocurrió en el mundo desarrollado a partir de los años 70, debido a cambios hacia una economía de servicios y mejoras tecnológicas.
  2. Qué hasta un 35% del crecimiento del consumo del SIC al 2025 podrían provenir del uso de ERNC (20%) y de EE (15% de eficiencia energética, lo que es ahorro neto y no aumento).
  3. Que estos dos factores sumandos (menor crecimiento de la demanda eléctrica y ERNC + EE), concluye que no sería cierta aquella “verdad” - que nos tratan de vender todos los días - de que se debe duplicar la capacidad de generación eléctrica cada 10 años.
  4. Que tanto en el escenario planteado por el Ministerio de Energía de un crecimiento de la demanda eléctrica a un tasa anual de 5,8%, como en el escenario planteado por Román y Hall de EE + ERNC + mejoras tecnológicas a una tasa anual de 4,5%, no se requeriría HidroAysen!!!
  5. Que la sobreinversión en centrales, en lugar de disminución de tarifas, traería aumento en las cuentas eléctricas debido a la necesidad de pagar los proyectos.

Es decir, un destacado académico de la principal Universidad del país pone en cuestión la necesidad de un proyecto sin el cual nos amenazan con quedar sin energía eléctrica y, hasta ahora, nadie es capaz de rebatirlo!!


Frente a este panorama resulta del todo justificable que nos sigamos preguntando ¿es necesario el proyecto HidroAysen? Partamos por exigir el desarrollo participativo de una política energética para todos los chilenos.



miércoles, 27 de abril de 2011

Gonzalo Rojas

Tuve la oportunidad de conocer a Don Gonzalo Rojas en Concepción el año 2002, en una noche de tertulia sureña. Supe de su poesía apasionada y de su espíritu eternamente juvenil. Eso me maravilló, así como también su compromiso con las ideas de toda la vida pero con su mente flexible como un niño curioso.

También supe de su historia de hacer cultura, particularmente de su rol en el desarrollo de las Escuelas de Verano de la Universidad de Concepción. Se deberían re-potenciar y llevar su nombre.

Maravillado también de ¿A quién se ama cuando se ama?

Un hombre amable y sencillo. En fin, un orgullo haberlo conocido y haberlo escuchado.

Don Gonzalo, muchas gracias y descanse en paz.


¿QUÉ SE AMA CUANDO SE AMA?

¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios: la luz terrible de la vida
o la luz de la muerte? ¿Qué se busca, qué se halla, qué
es eso: amor? ¿Quién es? ¿La mujer con su hondura, sus rosas, sus volcanes,
o este sol colorado que es mi sangre furiosa
cuando entro en ella hasta las últimas raíces?
¿O todo es un gran juego, Dios mío, y no hay mujer
ni hay hombre sino un solo cuerpo: el tuyo,
repartido en estrellas de hermosura, en partículas fugaces
de eternidad visible?
Me muero en esto, oh Dios, en esta guerra
de ir y venir entre ellas por las calles, de no poder amar
trescientas a la vez, porque estoy condenado siempre a una,
a esa una, a esa única que me diste en el viejo paraíso.


jueves, 3 de marzo de 2011

Mis impresiones del libro Sincronicidad de Joseph Jaworski

Synchronicity es el título en inglés del libro de Josehp Jaworski. A pesar de que mucha gente tiene ganas de leerlo, no se encuentra en ninguna librería de Santiago; logré hacerme de uno con un amigo que me lo trajo de Buenos Aires. Me lo recomendó Gabriel Bunster.

Mi interés es compartir acá las reflexiones que me ha dejado esta lectura porque son de verdad muy potentes. Al leerlo se me aclararon conceptos que desde hace rato me daban vueltas desordenados y dispersos; también se integraron otros nuevos. En definitiva, esta lectura me abrió un mundo.



Contado en primera persona y autobiográfico, relata el proceso de transformación que vivió el autor desde un momento de dolor hasta encontrarse consigo mismo e iniciar una búsqueda profunda de sus aspiraciones, canalizando sus energías y sus acciones. Jaworski las canaliza en el desarrollo práctico de un estilo de liderazgo, o más que estilo de una razón poderosa para liderar, que quizás no es nueva pero sí ha estado olvidada en nuestra sociedad. Es un relato de su experiencia personal y, al hacerlo, logra integrar -en una visión sobre lo que es un liderazgo positivo- materias tan apasionantes como la física cuántica, la relatividad, la biología de la cognición (en el libro aparece su extraordinaria conversación con nuestro Francisco Varela), el arte de amar de Fromm, todas materias que previamente me parecían lejanas, inconexas. Pero no, este libro nos muestra que todo está conectado con todo.

Con un gran éxito profesional y económico, de poder y de fama, en medio del desenfreno en el disfrute de sus recursos,  Jaworski pierde a su mujer y se destruye su familia; se encuentra en un estado depresivo tratando de entender qué le había sucedido (en realidad, mientras “disfrutaba” de sus éxitos, de su dinero y de su poder, a su familia la había dejado casi como parte de su colección de trofeos). El fin de ese matrimonio marca un hito y el inicio de un camino de búsqueda cuyo primer capítulo es la toma de conciencia del sinsentido de una vida vacía, falta de contenidos trascendentes, de una historia que no logra estar completa a pesar de sus tremendos éxitos. Me va bien, soy exitoso dentro de mi ámbito de acción, amo y me aman, pero algo me falta. ¿Suena conocido? Dice Jaworski: “Aprendí que nuestra mayor necesidad es superar la soledad y la separación… buscamos la conformidad, confundiéndola con  la unión…o buscamos la unión a través de estados orgiásticos –drogas, alcohol, exceso de trabajo- o de actividades recreativas…”. Lo vemos todos los días.
Gandhi

En el proceso de búsqueda del sentido más trascendente de la vida se encuentra con una razón que lo moviliza: a partir de su propia historia y la de los tiempos en que vive en su país, toma conciencia de la necesidad de un nuevo tipo de liderazgo para su sociedad, la norteamericana. Luego de haber sido testigo directo de la pérdida de la candidez y la ingenuidad en que vivían los gringos antes de que reventara el caso Watergate y por supuesto su propia historia de pérdidas y errores, decide crear un centro para el desarrollo de un nuevo liderazgo para EE.UU. Sus experiencias están a la base del surgimiento de esta “necesidad” por servir a los demás y por crear una red de líderes que opten por servir a su entorno. Es tal la necesidad de hacerlo, o como el dice tan fuerte “la llamada a la aventura”, que desea dejar tirado todo el brillante futuro de una carrera plagada por los éxitos e iniciar este nuevo camino. Pero no es fácil “traspasar el umbral” y si no se hace permanece el desasosiego, la incomodidad. Jaworski lo traspasa.

Martin Luther King
Describe el proceso que él llama “El viaje del héroe” que yo podría decir que en términos ontológicos es el paso desde la resignación a la ambición, pero más allá en realidad es hasta la acción concreta. Lo extraordinario es que va describiendo su proceso junto con las “caídas de chaucha” que le van entregando distintos actores que aparecen durante el proceso, que sincrónicamente se van desplegando frente a él, se le cruzan y cada uno le va agregando contenidos potentes, profundos, reveladores. Cuando el Foro para el nuevo Liderazgo Americano está creado, ya es un gran logro, Jaworski vislumbra que sus competencias están en el desarrollo más que en la gestión y que en esa dimensión él se transforma en un freno. Nuevamente, de manera sincrónica aparece la oportunidad de plasmar lo aprendido en el proceso de definición de lo que entiende por liderazgo, la oportunidad de aplicarlo en un caso concreto y en una gran corporación global, Shell Group, en particular en el grupo de planificación estratégica.

Aprende que estos sincronismos no son casualidades, es que cuando cruzó el umbral son posibilidades del universo las que se despliegan. Sólo hay que estar abierto y atento ya que las cosas van a estar ahí en el momento adecuado.     

El libro lo dejé rayado con mis comentarios en muchas páginas ya que es grande la cantidad de reflexiones relevantes que uno puede repasar y compartir. La idea-fuerza más potente sobre el liderazgo con las que yo me quedé es que:

El liderazgo es para servir a los demás, no para que el “líder” sirva a sus objetivos individualistas. Y servir significa que el conjunto de personas en las que el líder tiene influencia (familia, trabajo, comunidad o su sociedad completa) cuenten con las condiciones de crear de manera libre su propio futuro.

En el camino para llegar a esta visión sobre el liderazgo le aparecen a Jaworski “sincrónicamente” personas que lo ayudan a pensar en su proyecto y en las bases de su sustento. A continuación las que más me resuenan:

-        Por el desarrollo de la física cuántica podemos vislumbrar que la materia “sólida” es una ilusión, que a nivel micro (o cuántico) las partículas están separadas y pueden tener dos estados: de partícula (masa) o de onda (energía). Por lo que el universo es abierto, son puras posibilidades que se manifiestan en cosas, en momentos, en hechos, en pensamientos. Así, nada está escrito en piedra, el destino está “implicado” en el universo para buscarlo y desplegarlo. (David Bohm).
-        El universo que vemos, medimos, tocamos, es la parte “explicada” (la que tiene masa), pero la mayor parte está “implicada” (en estado de energía) y no la percibimos claramente con los sentidos. El universo es energía y por lo tanto, existen todas las posibilidades para que se despliegue. Es nuestra responsabilidad, individual y colectiva, que se desplieguen aquellas posibilidades positivas para todos. Pensar y decir los cambios necesarios para un mundo, ciudad, escuela, familia, individuo, son posibles y está en nosotros acometerlos.
-        La mirada de cambios debe ser global ya que el mundo es uno sólo y debemos incluir a todo el que habita nuestra Tierra, todos estamos relacionados; basta pensar en los recursos limitados, el medio ambiente poluto y compartido, la globalización de las relaciones.
-        Todo en el universo está relacionado y conectado, desde las partículas a las galaxias. Estamos llamados a validar al otro, a todos los otros. Somos una red de energía vital, dinámica. Los otros son las personas, también la naturaleza.
-        ¿Cómo vive el ser humano esto? Lo vive en el lenguaje con el que construye el mundo, no lo describe. A eso llamamos cultura, a transformar un palo en cuchara, una piedra en cuchillo. Hasta llegar hoy a transformar materiales en partes y partes en la tecnología que usamos en cada instante. Desplegamos las posibilidades del universo implicado usando el lenguaje. (Varela).
-        Nuestra responsabilidad individual y colectiva es liderar el cambio hacia un mundo mejor para todos, transformando las posibilidades infinitas en acciones. No es necesario partir con grandes revoluciones, la historia reciente nos enseña que el proceso debe ser entendido por la mayoría y no sólo por un puñado de iluminados. Los saltos cuánticos nos ayudan a entender que en el despliegue del universo basta cambios a nuestro alcance para generar cambios perdurables en el todo.
-        La naturaleza del compromiso no está en cuanto transpiramos y nos matamos por obtener logros, sino que está en la buena predisposición y en escuchar nuestra voz interna que nos pide y nos ayuda a desplegar nuestro propio viaje, en un “estado de rendición” porque si está la disposición  las cosas van a pasar y  debemos estar abiertos y atentos a cuando pasen. En ese estado, nuestra relación con el futuro es otra, somos parte del despliegue del universo. “Sacrificamos nuestra pequeña voluntad atada a la gran voluntad del destino del ser” (Buber). “La realidad ya está en el sistema y sólo espera ser manifestada” (Varela).



Este libro es para incorporarlo a esos que uno tiene permanentemente en consulta. Es una lectura fascinante por sus temas profundos y tratados como historia personal de una manera muy entretenida. De verdad, muy recomendable.

Por último: cuánto nos queda por valorar la obra de nuestro Francisco Varela! Que gran pérdida!

martes, 8 de febrero de 2011

Bielsa se fue y nos dejó pensando en Chile SA

Aunque se fue, ganó: dejó un legado pedagógico de lo que es ser líder, del liderazgo que busca la creación de un futuro colectivo y no individualista, del liderazgo que busca el crecimiento equilibrado de los miembros del equipo, el liderazgo que demuestra que las cosas son posibles con trabajo profesional.

Pero además nos dejó pensando en otra cosa: Chile es el país en que la lógica empresarial está por sobre la ciudadanía y por sobre la política. Esto hay que seguirlo pensando y trabajarlo, no es posible, no es lógico, no es admisible que Chile sea una Sociedad Anónima.

Creo que no sólo se fue por los manejos de la ANFP, los poderes contra Bielsa estaban por todos lados de Chile SA.

lunes, 31 de enero de 2011

Bielsa y el liderazgo

No sé si Bielsa es o no el mejor o uno de los mejores entrenadores de fútbol del mundo, eso se lo dejamos a los periodistas y  a la evaluación desde los gustos estéticos de los más fanáticos, entre los que me cuento. Pero lo que me interesa plantear acá es por qué razones Bielsa es hoy un gran tema de conversación en Chile, más allá de la instrumentalización de los medios con fines comerciales. Qué teclas, dormidas pero latentes,  tocó de nosotros que han despertado esta sintonía.

Yo creo que no está en discusión que a los chilenos nos ocurre con él una suerte de fascinación colectiva, un embrujo (por cierto que creo él no ha buscado), una atracción popular y transversal no vista casi nunca a este lado de la cordillera en el que no nos fanatizamos por cualquiera, si es que en realidad ese fenómeno ocurre. Al conversar con la gente (de distintas edades, educación y nivel socioeconómico) sale una admiración colectiva muy arraigada, claro, sin el despliegue y el color que le pondrían es su patria; pero la gente lo expresa y lo lleva expresando un buen rato. Eso es raro en Chile, donde las cosas se hablan una o dos veces, y a otro tema. Si hasta efectos políticos tienen sus gestos ¡

Bielsa es tema.

¿Cuáles son las características de su personalidad que tanto nos atraen? ¿Qué despliegues de su trabajo nos han maravillado? Y lo más importante, ¿Qué valores, que sustentan su trabajo y forma de ser, nos han conmovido?

Los chilenos solemos reírnos de la gente distinta, excéntrica, nos mofamos de sus locuras o de sus diferencias constantemente y los sobrenombres son parte de nuestra cultura, en todos los niveles de nuestra sociedad; con ello siempre hemos logrado bajar la autoestima y chaquetear al que le va bien. Por eso es raro que este personaje tildado por la prensa de loco esté a cargo de buena parte de nuestras alegrías colectivas del último tiempo. A pesar de llegar con ese antecedente, Bielsa nunca perdió nuestro respeto y, muy por el contrario, con el tiempo se ganó además una tremenda admiración. En el fondo, la gente entendió que este hombre sale de lo común pero de loco no tiene nada!

Por su parte, Bielsa nos trajo desde las pampas la convicción profunda de que el fútbol es un deporte, en definitiva un juego, pero por el que se debe trabajar seriamente y que, por lo mismo, los partidos son para ganarlos y no para explicarlos en empates honrosos o en derrotas por poco frente a los grandes. A eso estábamos acostumbrados. Pero, cuál es la diferencias si antes de Bielsa vinieron o tuvimos entrenadores con mentalidad de ganadores pero que, sin embargo, no sintonizaron con la gente; baste recordar al bigotón Ascargorta al que le pedimos a coro que la hiciera corta. Intentaban ser ganadores pero, además de que no se la daban los resultados,  ….. hablaban mucho (recuerdo a locutín Santibáñez). Eso nos gusta de Bielsa, y sintoniza con nosotros: habla pocas veces y es, además, reservado con sus temas personales.

Pero lo que creo es verdaderamente importante en Bielsa es que nos mostró que LABOR OMNIA VINCIT, como dice el lema del Instituto Nacional, el trabajo lo vence todo. Un trabajo profesional, metódico, repetitivo hasta el cansancio; un trabajo con objetivos claros y con mucho compromiso, al final entrega resultados; no necesariamente ser campeones del mundo ni ganar todos los partidos, pero sí mostrando resultados que demuestran progreso y señalan caminos. Y, salvo los que venían de Europa, al principio les costó adaptarse a los cabros de la selección a estas exigencias profesionales; pero salieron adelante y salieron fortalecidos.

El mensaje implícito que nos entrega este trabajo de Bielsa en la selección, de verdad importante, es que  no basta con ser bueno para la pelota; que hay que trabajar duro y colectivamente las tácticas; que hay que repetirlas; que hay que transformar los dones genéticos individuales del pichanguero en fortalezas colectivas del equipo para conseguir objetivos mayores. Es que los objetivos mayores son siempre colectivos, las ganancias individuales vienen del trabajo del equipo.

Con Bielsa el individualismo y el maestro chasquilla se fueron a la reserva ¡

Detrás de este hombre - que sale de lo común en los tiempos que vivimos no por su profesionalismo, de eso hay muchos y buenos - hay una gran persona que lucha por valores que no transa. Para mi, eso es lo que explica la tremenda sintonía con un pueblo ávido de sueños y valores colectivos entre tanta mezquindad individual. Bielsa no se ha ido por más lucas a trabajar por otro lado; y sigue luchando por que el equipo gane y por que los cabros muestren sus progresos, lo celebra y lo grita con todo el pecho inflado no por ser hincha de Chile (aunque tanto cariño lo debe tener en las cuerdas), yo pienso que es por los logros colectivos que se van alcanzado.

Pienso que, en el fondo, los chilenos vemos que a través de esa pasión se trata de construir y vivir valores colectivos, esfuerzo del equipo por cumplir objetivos colectivos, de que el equipo se saque la mugre por lo que "NOSOTROS" - ellos, el plantel de jugadores y el cuerpo técnico - creen y quieren ser. Ese es un liderazgo al servicio de los demás, es un liderazgo que hace que los miembros del equipo desplieguen todo su potencial. Y es cosa de mirar hoy a los seleccionados desplegados por el mundo.

En resumen: Bielsa sintonizó con nosotros los chilenos no sólo por traernos de vuelta la convicción de que se puede ganar, nos trajo eso pero con contenidos profundos. No tengo idea de si él está totalmente consiente de que nos está dejando el mensaje implícito de que es posible seguir desarrollándonos como sociedad, con  pasión por lo que hacemos y con trabajo duro, bien organizado y bien planificado, sobre la base de sueños colectivos por sobre los sueños individuales, que también en su momento llegarán. En definitiva, Bielsa no es sólo el “profe” de los cabros de la roja,  aunque sin proponérselo su estilo de liderazgo en la selección es pedagógico para todos nosotros.

Y eso es lo que se echa de menos de los líderes en estos tiempos: que estén al servicio del proyecto de lo que, colectivamente, queremos ser.